1% a la Iglesia

MISIÓN Y FUNDAMENTOS

La Iglesia actúa en la sociedad y la sirve por medio de una estructura visible. Para que esa existencia visible sea eficaz, se debe disponer de los medios materiales necesarios y así pueda realizar su misión:

  • Anunciar el Evangelio
  • Celebrar la vida nueva en Cristo
  • Acoger gratuitamente al necesitado
  • Dar testimonio de nuestro amor entre hermanos

Contribución del 1%: ¿Qué es?
Para que la Iglesia disponga de medios materiales que la constituyen como signo visible en este mundo, es necesario que todos los fieles que la integran contribuyan a proveerla con parte de sus bienes; al hacerlo su aporte queda elevado al orden sobrenatural al ser parte integrante de un sacramento de salvación. Por eso ningún dinero tiene mejor destino que el que se ofrece para que la Iglesia desarrolle su misión. Esta es la “Contribución a la Iglesia”.

¿Para quién es este llamado?
Este llamado va dirigido a los bautizados, sin distinción de edad, nacionalidad, estado civil, educación, profesión o lugar de residencia.

¿Por qué aportar?
Porque la Iglesia depende exclusivamente de los aportes voluntarios de sus fieles para poder desarrollar su misión.
Porque si los católicos no ayudamos al sostenimiento de su Iglesia, ¿Quién lo hará?
Porque aún existen grandes necesidades que la Iglesia no puede afrontar por falta de fondos.

¿Cómo desarrolla la iglesia esta misión?

  • Dando culto a Dios, fundamental razón de nuestro existir
  • Celebrando los sacramentos: Eucaristías, Bautizos, Matrimonios.
  • Educando en la fe: al catequizar, predicar, desarrollar misiones pastorales
  • Desarrollando obras de caridad y apostolado
  • Dando un sentido a nuestra vida
  • Acogiendo y acompañando a los hombres y mujeres de hoy